miércoles, 3 de enero de 2018

OPINIÓN. EL TORO DE CALI 2017

Opinión

El toro de Cali... 2017
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 3 de enero 2018. 

En la feria recién terminada, saltaron al ruedo de Cañaveralejo 39 toros. Contando los tres devueltos, el 28 dos y el 29 uno, todos de Las Ventas. Aunque la desigualdad, el escaso trapío, la pequeñez, el bajo peso y la desrazamiento fueron la nota predominante, los hubo de presencia digna que dieron lidias encastadas y nobles, ganaron aprobación, aplauso y vueltas al ruedo. El monopuyacito general impidió confirmar la auténtica bravura.

En la conciencia de que el toro primero tiene que ser toro y luego bravo destacaré, respetando criterios diferentes, los seis más completos a mi juicio:
(Fotos de Camilo Díaz) 



“Panelita” Nº 203 de Las Ventas. Cinqueño (Junio 2012), 512 kilos, bien puesto de pitones, negro. Primero del viernes 29. Se le dio vuelta al ruedo tras ser lidiado magistralmente por Enrique Ponce quien le cortó las dos orejas. Noble, aunque justo de fuerza fue por la suma de trapío y juego el toro de la feria.

“Enamorado” Nº 835 de Juan Bernardo. Cuatreño (Agosto de 2013), 494 kilos, cornidelantero, castaño. Primero del domingo 31, lidiado por Sebastian Castella quien le cortó las dos orejas. Encastado, fue ovacionado en el arrastre.

“Nativo” Nº 312, de Las Ventas. Cuatreño (Junio de 2013), 464 kilos, cornidelantero, negro. Primero en la goyesca el 28. Tumbó a Hildebrando Nieto. Toro del cumpleaños de la plaza y la alternativa de Guillermo Valencia quien le cortó las dos orejas en lidia completa. Bravo y noble, ovacionado en el arrastre.

“Barbazul” Nº 823 de Juan Bernardo. Cuatreño (mayo de 2013), 480 kilos, bien puesto de pitones, negro salpicado. Segundo el domingo 31. Lidiado en gran faena natural por Luis Bolívar quien le cortó las dos orejas. Ovacionado en el arrstre.

“Adriano” Nº 44 de Salento. Cuatreño (Junio de 2013), 528 kilos, cornicorto, negro. Quinto el sábado 30. Lidiado por Luis Bolívar, quien saludo. Encastado fue ovacionado en el arrastre.


“Barretino” Nº 24 de Achury Viejo. Cuatreño (mayo 2013), 480 kilos, bien puesto de pitones, negro. Segundo el miércoles 27. Lidiado a la defensiva por López Simón, quien fue silenciado. Encastado con temperamento, fue pitado en el arrastre.

No incluyo reses que dieron buen juego pero que por su apariencia, peso, volumen y armas no hicieron honor a una plaza de primera categoría como Cañaveralejo.

2 comentarios:

  1. OTRA GENIALIDAD DR. JORGE ARTURO .SÓLIDA Y TORISTA .
    EN CUANTO AL SEGUNDO PUYAZO , LA GRAN MAYORÍA NO LO HABRIAN
    RESISTIDO .
    EL MAL HAY QUE BUSCARLO RIO ARRIBA .ES DESGRACIADAMENTE LA CAIDA
    EN PICADA DE NUESTRAS GANADERIAS DE LIDIA .
    NO HAY NADA QUE HACER SI FALTA LA MATERIA PRIMA .
    TRAER GANADERIAS EXTRANJERAS ES UNA MEDIDA DE EMERGENCIA
    PARA SOSTENER AL PACIENTE VIVO PERO EN CUIDADOS INTENSIVOS .

    GILDARDO AGUDELO GIL

    ResponderEliminar
  2. La Asociación de Aficionados y Abonados de Cali , Afitauri , decidió por unanimidad de los miembros de su consejo directivo, declarar desierto el trofeo al mejor Toro de la temporada del año 2017, celebrada en La Plaza de Cañaveralejo de Cali, teniendo en cuenta que en nuestro sentir no hubo un Toro que cumpliera a cabalidad con los requisitos de bravura, cuajo y trapío, esenciales para otorgar con el debido rigor este destacado galardón.
    En el desarrollo de las corridas pudimos observar con sorpresa y mal sabor como la presencia, finas hechuras y casta decaían notoriamente en la citada temporada taurina e igualmente la Presidencia de las corridas concedía cuatro vueltas al ruedo a ejemplares que en nuestro concepto no las merecían y fue un exceso de la Presidencia, lo que disminuye categoría a nuestra Plaza y hace perder rigurosidad a la Fiesta y se incumple con el precepto de que un ganadero se le premia su esfuerzo de sacar un gran Toro bravo, cuando verdaderamente lo merece.

    Queremos destacar que también se otorgaron orejas en exceso y eso lejos de engrandecer el listón de Cañaveralejo, lo coloca en situación de desprestigio y burla, ante la afición nacional e internacional. Los ganaderos enviando ejemplares anovillados y fuera de tipo, irrespetan de manera grave al fiel y noble aficionado de Cali, que con tanto esfuerzo adquiere unas costosas entradas año tras año.

    Llamamos la atención a que el veedor debe escoger ganado de mucha mas presencia, que no ofrezca dudas y que la junta técnica rechace sin contemplación los ejemplares que no cumplan con el trapío mínimo para ser lidiados en Plaza de Primera. Ya es hora que la junta Técnica sea conformada por aficionados que conozcan, sin duda alguna, las características de tipo y buenas hechuras de un Toro Bravo.

    Juan Fernando Valencia
    Presidente

    ResponderEliminar