viernes, 12 de enero de 2018

MANIZALES / 6ª DE FERIA

Belleza sin fin
Jorge Arturo Díaz Reyes, Manizales, Colombia, I 12 18

Roca Rey corta una oreja al sexto tris, de Santa Bárbara. Castella saluda tras la faena de la tarde. El manizaleño Arcila, es ovacionado por partida doble. Bello encierro de poco fondo.
 
Manizales. Foto: Cafo Ossa
Juan Bernardo Caicedo, trajo a Manizales el encierro mejor presentado de lo que va en la temporada colombiana. Seriedad, lámina, cuajó, romana, simetría, finas armas y encastado juego, pero se apagó en los finales. Saltaron siete al ruedo. Pues de manera inexplicable, cuando el sexto, un tío daba una larga y brava pelea con los dos pitones abajo, arriñonado, con el caballo en el aire y a punto de romper la puerta de cuadrillas, los enemigos de la suerte de varas, hicieron mayoría, vejaron a Reynerio Bulla e intimidaron al palco que lo cambió sin saberse porqué. Saliendo otro tío, negro, que tampoco les gustó y al que acusaron de burriciego. Al final un sobrero anovillado de Santa Bárbara, manso, parado y blando cerró la corrida en medio de gran predicamento. Trapío y varas ya no son de consumo. Qué pesar.

Pese a los goterones, lo que terminó tan lánguidamente, tan desilusionantemente, comenzó y transcurrió muy bien. Sebastián Castella, recibió a “Bonito”, lo era, negro, muy astifino, que se enceló en el caballo de Nieto, y luego fue pareado con brillantez por Viotti. Cinco estatuarios, recorte, cambio, natural y pecho fueron como una estrofa de apertura.  Muy rimada, muy coherente y torera. Había toro, bravo y noble. Fue y volvió tras la pañosa, una y otra vez. Aguantaba el francés y templaba trazando los viajes con la figura vertical y la mano abajo. Por la diestra y por la siniestra, en una faena plantada, pulcra y contenida mientras los compases de “Puerta grande” marcaban el tranco del buemozo juanbernardo. Curiosamente, la parroquia siguió con cierta frialdad la rigurosa lidia. Por desgracia el toro se lesionó y perdió acometida. En medio de silencio reverente, la igualada meticulosa desembocó en media estocada trasera y un descabello barrenado que deslustraron todo. Pero ahí quedo eso. El arrastre se fue aplaudido y Sebastían saludó contrito la ovación.

El cuarto, castaño, salpicado, capirote y bociblanco. Un retrato.  Un regalo a la vista, fue a menos. Las cuatro verónicas y la media, y los seis muletazos sentado en el estribo, con la espalda contra las tablas y pasándose las puntas por abajo confluyeron en un pase de pecho y un jaleo que parecía el anuncio de algo grande. Mas no. Tras la primera serie derecha, la mansedumbre afloró, la brega se hizo sosa y la estocada trasera y desprendida hizo tardó efecto.

José Arcila, volvió a su patio para la única corrida que le dieron en la temporada grande nacional. Jugó esta carta prodigándose con ambos toros. Uno que terminó soso a morir y el otro bravucón. Al segundo, brindado al cielo con un gesto de interrogación a su amigo por el suicidio, le aguantó más que al quinto, al cual llevó siempre perdiendo pasos. No lo dejó estar. Pero su primera faena fue encomiosa, honró el brindis y de no haber sido por la poca transmisión del animal y el pinchazo habría tocado pelo, pues pegó un estocadón de premio. Al otro, viendo sus ilusiones perdidas y negado a irse sin historia le entró a matar a mano limpia, sin muleta, pinchando y siendo cogido feo. Volvió a igualar y a tirar el trapo para dejar un bajonazo contrario y ser cogido de nuevo. Dos veces le sacaron al tercio para ovacionarlo.

Andrés Roca Rey, porfió sin esperanza contra la renuncia del tercero. Lo más brillante fue el quite de nicanora, cinco gaoneras muy toreadas y una larga de cartel. Después, lo dicho, una estocada buena y algunas palmas agradecidas. Tras el sainete montado, una vez más por Usía, con la devolución del gran sexto, y del serio sexto bis, el peruano estuvo ahí, de a uno en uno con el juvenil manso y blando de Santa Bárbara que había sido excluido de la corrida el domingo. Arrimado al inmóvil y mirando al público jaranero. La espada cayó trasera, el pocacosa se echó y su señoría sacó su pañuelo orejicida.  
   
La tarde tuvo muchas incidencias y en ellas la presidencia tomó protagonismo. Hasta con su rara costumbre de leerle a la concurrencia fragmentos del reglamento por el altavoz, para justificar sus decisiones. Otra innovación curiosa.

FICHA DEL FESTEJO
Viernes 12 de enero 2018. Monumental de Manizales. 6ª de feria. Lluvia y nubes. Lleno. Siete toros de Juan Bernardo Caicedo,  6º y 6º bis devueltos, muy bien presentados, astifinos, con lámina pero poco fondo. 6º tris de Santa Bárbara, de aspecto anovillado, manso y blando. Aplaudido el bravo 1°.
Sebastián Castella, palmas y silencio.
José Arcila, saludo y saludo.
Andrés Roca Rey, palmas y oreja.   

Incidencias: Saludó Jean Viotti tras parear al 1º.

VEA TODAS LA FOTOS AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario